Revista Acción Crítica, # 19. Junio 1986. Lima – Perú
Publicación del Centro Latinoamericano de Trabajo Social
y de la Asociación Latinoamericana de Escuelas de Trabajo Social
El movimiento popular como escuela fecunda
Luiza Erundina de Souza por: Marta Lúcia Martinelli
Por la importancia del tema y por la autoridad de Luiza Erundina, reproducimos
parte de la entrevista que le hiciera la revista “Serviço Social e Sociedade «, en su
número 18 de Agosto de 1985.
MARIA LUCIA: El objetivo de nuestra entrevista es situar al trabajador en
el contexto de los movimientos sociales, especialmente en lo que se refiere a
su nivel de concientización, organización y politización. De manera general,
lo que se pretende es profundizar el conocimiento sobre el trabajador, no
sólo dentro de su relación de trabajo, sino principalmente en su ejercicio de
ciudadanía.
Dentro de este referencia es que la revista Serviço Social & Sociedade la
invita a hacer una declaración, en este número dedicado al tema «Trabajo”;
sobre los movimientos sociales y el compromiso del trabajador en este
proceso.
ERUNDINA: El proceso de movilización de los trabajadores desde el primer
paso de lucha, se está dando sobre reivindicaciones concretas relacionadas con
sus necesidades básicas, necesidades éstas, cuya atención se hace cada día más
difícil en función de la propia crisis en que vivimos.
Dicha crisis, de amplias repercusiones sociales, atañe sobre todo a los sectores
populares imponiendo a los trabajadores la necesidad de luchar por la defensa de
aquellas condiciones mínimas de sobre vivencia.
El agravamiento de la cuestión social, implicando el colapso de la atención a lis
necesidades básicas del trabajador, ha llevado a un incremento de los
movimientos sociales.
Cada día tenemos un mayor número de personas participando. La movilización
va dando alrededor de necesidades concretas. A partir de ellas se va creando una
condición de organización de los trabajadores, en el sentido de dar mayor
consistencia a sus luchas.
Las organizaciones populares se están ampliando y nuevas instancias de lucha
van surgiendo.
M.L: ¿Considera usted que es posible identificar alguna cuestión que
signifique un elemento de polarización de estos movimientos?Revista Acción Crítica 2
E.: Tanto así, que el propio movimiento empieza a darse cuenta de la necesidad
de unificación de estas luchas. Hoy ya se puede afirmar que aquella etapa de
lucha localizada, sectorial, fragmentada. Está siendo superada.
En realidad es posible aún afirmar que ya se ensaya no sólo una experiencia de
lucha unificada, sino también una organización más efectiva que se expresa en
diferentes instancias.
Hay una organización local que se amplía a una instancia regional y que
culmina con una coordinación a nivel municipal. Entiendo que esto significa una
etapa avanzada y una cualidad superior del movimiento popular en lo que se
refiere a su organización.
Es importante resultar, además que en la medida que esta organización se va
construyendo a partir de la propia necesidad v del avance de las luchas populares,
contribuye considerablemente con el proceso de concientización en relación a los
derechos sociales. Así, las necesidades de vivienda, de cunas, de alimentación,
de escuela, de transporte colectivo, son, entre otros factores aglutinadores de los
movimientos populares.
M.L.: Erundina, usted ubico bien la cuestión de la organización. En lo que
se refiere a politización, ¿cuál será su perspectiva?
E.: Vea, Ataría Lucía, en la medida en que los movimientos son llevados no
individualmente, no sectorialmente, pero sí unificados en las diferentes áreas y
regiones, ellos presentan un contenido de concientización y de politización muy
fuertes. La cuestión de los derechos sociales está muy presente. La población
está aprendiendo a expresarse a través de su participación en los movimientos
sociales y empezando a saber reivindicar la atención de sus necesidades básicas.
Cuando reivindica sus derechos sociales, incorpora este comportamiento al plano
personal. Ese es un contexto que politiza la lucha de los movimientos populares
en torno a las necesidades básicas y derechos sociales.
M.L.: ¿Usted considera, por tanto, que hay un avance en los movimientos
populares?
E.: Sí, sin duda. Se percibe este avance en el propio nivel de concientización,
organización y politización de los movimientos. A partir del momento en que las
luchas pasaron a ser unificadas, dentro de un proceso de organización en
diferentes instancias, el movimiento empezó avanzar.
M.L.: ¿Podemos considerar, entonces, que ha v un patrón de
organización bastante explícito en estos movimientos?
E.: Estos movimientos caminaron mucho desde el inicio del proceso. Hoy día,
sin duda, hay un avance significativo en lo que se refiere no sólo a la organización
sino también a la politización de estos movimientos. Y con una diferencia muyRevista Acción Crítica 3
importante en relación a las etapas anteriores. Anteriormente, el liderazgo se
centralizaba mucho en uno u otro individuo. Fácilmente este individuo era
cooptado por el Estado o por la administración municipal perdiendo su
representatividad, perdiendo la confianza que en él había sido depositada por el
colectivo.
Actualmente no hay más centralización de liderazgo, al contrario, hay una
descentralización, una socialización, una ampliación de este liderazgo,
involucrando diferentes instancias del movimiento.
El poder no queda en manos de una sola persona, todos participan en forma
colectiva en el liderazgo del movimiento.
M. L.: ¿Los movimientos populares son tan importantes en la
construcción de este poder?
E.: Sin duda alguna, son el espacio de participación política en la construcción
de un real poder popular.
Este poder se comienza a concretizar de varias formas sea por las luchas
reivindicativas, sea por el control de la propia acción del Estado.
La etapa de luchas aisladas por cuestiones inmediatas, especialmente de
naturaleza económica, ya fue superada. Los movimientos son, hoy día, una forma
de ejercicio de ciudadanía, y expresan por encima de todo, la lucha por derechos
sociales. la lucha por participación en la toma de decisiones
M.L.: Y la mujer trabajadora, ¿cómo ha venido ubicándose en todo este
proceso?
E.: La participación de la mujer, avanza también, pues la lucha por la sobre
vivencia es de todos los miembros de la familia.
Hoy día la mujer está logrando crear su propio espacio de participación,
venciendo todos los prejuicios y controles que le impusieron, inclusive el del propio
compañero.
El mantenimiento de esos prejuicios interesa a las clases dominantes, cuyo
objetivo, entre otros, es exactamente estimular el machismo y eliminar la
presencia de la mujer en el área de producción y en los espacios de participación
política.
Sin embargo, a través de su participación en los movimientos populares, que
ocurren en los propios barrios, en torno a cuestiones inmediatas, como cuna,
desagüe, saneamiento y luz para las barriadas, la mujer ha tenido una presencia
activa y fuerte, luchando, en igualdad de Condiciones con el hombre.
Los movimientos populares avanzan mucho en los diferentes barrios de Sao
Paulo.Revista Acción Crítica 4
M. L.: Los movimientos populares, sin duda, se insertan en el cuadro
de una práctica política. En esta práctica, ¿el asistente social ha estado
presente?
E.: Ha estado, pero no de forma maciza.
Hay un segmento bastante significativo de esa categoría profesional
enfrentando incluso persecución política sobre todo en la actual administración.
Aún que esto era de esperarse la verdad es que los profesionales que ejercen
una práctica política comprometida con el pueblo sufren todo tipo de presiones.
Son trasladados de un área hacia otra, pierden jefaturas y cargos por estar
apoyando a los movimientos populares.
No es posible, en la historia del movimiento popular en Brasil desvincular el
avance de la conciencia política de los asistentes sociales.
Desde la lucha en contra del decreto que obligaba al asistente social a
participar en la remoción de las barriadas del municipio, hasta estos momentos,
mucho se ha avanzado en el proceso.
La propia imagen del profesional, a partir del momento en que asumió su
compromiso político, cambió para el trabajador.
En 1978, cuando los metalúrgicos de San Bernardo hicieron la primera huelga.
en una de las asambleas en el Estadio de Vila Euclides, Lula denunciaba la acción
de algunos asistentes sociales, especialmente los contratados por las
multinacionales, que estaban incitando a los trabajadores para romper la huelga y
retornar al trabajo.
En 1979, el gremio tuvo una situación política muy importante, cambiando la
tendencia del Congreso Nacional de los Asistentes sociales.
De repente los trabajadores empezaron a percibir que no toda la práctica
profesional era comprometida con los patrones, con la clase dominante, y que
había también profesionales comprometidos con los trabajadores de sectores
populares.
La situación cambió tanto que hoy el mismo Lula contrató para el Sindicato de
los Metalúrgicos del ABC, por indicación mía un asistente social que tiene un
estatus de director del sindicato.
Este profesional actúa como asesor en las negociaciones con los patrones.
Así como el abogado asesora las negociaciones en una época de campaña
salarial, por ejemplo, el asistente social también estará participando en un mismo Revista Acción Crítica 5
nivel en relación a las cuestiones sociales. Y. un nuevo elemento, hoy los
sindicatos están exigiendo de las empresas que los asistentes sociales, como
empleados que son, integren las comisiones de fábrica.
M. L.: ¿Y esto ya viene ocurriendo?
E.: Sí, ya tenemos algunas empresas en el ABC donde el asistente social, por
indicación y por exigencia del sindicato, vienen integrando la comisión de fábrica.
Este es un elemento muy importante porque da una dimensión real del papel
del profesional como trabajador social.
Por otro lado, lleva a la superación de una contradicción muy fuerte para el
asistente social, especialmente de empresa, de ser un amortiguador de conflictos
en la relación capital/trabajo.
Hoy día, la situación empieza a hacerse más clara. El asistente social ya no es
un representante del empleador y de sus intereses, es trabajador como otro
cualquiera, hasta con derecho de integrar una comisión de fábrica.
La importancia de este hecho va hasta el punto de derrumbar aquella falsa idea
que en las instituciones sólo es posible tener una práctica repetitiva,
inconsecuente.
Esto es falso Depende de cómo el profesional trabaja, de cómo expresa su
conciencia, de cómo se ubica en su relación con el usuario. Sin duda es posible
tener una práctica política dentro de la institución.
Es fundamental que esta práctica se complemente en otros espacios de
participación; sea en asociaciones profesionales, en el sindicato, sea en el partido
político.
M.L.: ¿La participación de nuestros profesionales en asociaciones ha
crecido?
E.: Sí, sobre todo las nuevas generaciones. Es animador constatar que las
generaciones más jóvenes ya colocan la práctica política como condición para una
práctica profesional consecuente.
M .L.: ¿Estamos aprendiendo con los movimientos populares?
E.; Sí, exactamente, es el pueblo quien empuja a la gente. Por otro lado, la
cuestión social es hoy muy grave. Hay el problema de la carestía, del desempleo,
de la alimentación, del salario, de vivienda, de alza del costo de vida, de la propia
sobre vivencia.
No es posible mantenerse ajeno a todo este cuadro, con el cual se enfrentan
grandes segmentos de la población.
Los movimientos populares son intentos que se insertan en un proceso más
global.Revista Acción Crítica 6
M.L.: Esta dimensión política que Ud. siente en la práctica profesional
de las nuevas generaciones de asistentes sociales, o su modo de entender,
¿está asociada al proceso de formación o será impulsada por la
dramatización de la propia cuestión social?
E.: Lamentablemente, no veo que el curso este contribuyendo mucho. Al
contrario.
Algunos se sitúan en una perspectiva teórica más avanzada, sin embargo esto
no se traduce en nuevas alternativas en la práctica.
ML.: Realmente, hay una ruptura entre el discurso teórico y la
práctica profesional.
E.: A tal punto que genera frustraciones en el propio estudiante. En sus
prácticas el alumno tiene que enfrentar las demandas institucionales y las propias
demandas populares. En verdad, creo que él se está formando mucho más en el
enfrentamiento de la cuestión real que dentro de las escuelas.
M.L.: Si, estoy plenamente de acuerdo porque no se percibe la reversión
del proceso hacia dentro de la escuela. El estudiante se siente frustrado en
su práctica, sin preparación para enfrentar las cuestiones populares, sin
embargo, no traduce esto en presión dentro de los cursos v dentro de los
espacios de formación profesional.
Por otro lado, a lo largo del tiempo, el movimiento estudiantil se agotó
totalmente.
E :. Veo, realmente, que el movimiento estudiantil se perdió mucho habiéndose
agotado bastante.
Los órganos de representación están apáticos, distanciados de la cuestión política, de las cuestiones reales y concretas de nuestra sociedad.
ML.: El inmovilismo del alumno llega a tal punto que a lo largo del proceso
de formación Profesional pierde excelentes profesores, son introducidas
cambios radicales en su proyecto de curso y no surge ningún tipo de
inquietud o cuestionamiento.
E.: En verdad, esto es muy preocupante, porque en determinado momento en
que la sociedad tenga condiciones de caminar hacia el cambio, el Servicio Social
no estará preparado para el enfrentamiento real de ese movimiento.
Cuba y Nicaragua son ejemplos típicos de este cuadro. Es posible reconocer
que elementos del gremio profesional participaron de la revolución, sin embargo
quien concretizó realmente fue el pueblo y las escuelas tuvieron que cerrar porque
sus propuestas de formación profesional no respondían a un nuevo proyecto de
suciedad.Revista Acción Crítica 7
M.L.: Realmente, esto es una cuestión muy grave, pues si el asistente
social no supiera definir su espacio y ocuparlo de forma efectiva, la
tendencia es que desaparezca como profesión.
E.: Exacto, pues la sociedad civil esta madurando mucho más rápidamente que la
profesión.
Para sobre vivir es indispensable que el profesional realice una práctica
comprometida con los sectores populares, que se engarce en las luchas más
generales del pueblo brasileño, y que realice una práctica más consecuente junto
a los propios movimientos populares.
M. L.: ¿Es necesario que el profesional aprenda a aprender del pueblo?
E.: Sí, porque el movimiento popular avanza rápidamente p, tiene mucho que
enseñar.
Hoy, en el contexto de los movimientos sociales, los trabajadores ya identifican
claramente aquellos asistentes sociales que vienen para desmovilizar, y aquellos
que realmente vienen para avanzar junto con su propio movimiento.
Por tanto, es indispensable que el asistente social, como trabajador que es,
procure construir formas alternativas de trabajo profesional junto a los
movimientos populares.
Alejandro Diaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *