En Tiempos de crisis ¿ Hablemos de Estado y Politicas Publicas?

En tiempo de crisis, ¿hablemos de Estado y Políticas Publicas?

Alejandro Díaz.

Las Políticas Publicas son una condensación especial de relación de legitimidad y coerción que el Estado instala en la sociedad y que en sus inicios operaban como funciones casi comunitarias de la propia sociedad comunidad. Al decir de algunos, el Estado expropia a la sociedad funciones políticas y con ellas, desarrolla sucesivos procesos de reacomodo, regulando la instalación y legitimidad de este Estado.

Es mas, en ese proceso de regulación, el Estado Capitalista, porque de él estamos hablando, se ve obligado a establecer relaciones de cooperación con sus eventuales contradictores que pululan en la sociedad global. Estos contradictores, levantan recurrentemente cuestiones sociales que reivindican, solicitan, demandan y expresan grados variables de contradicciones que son sufridas por actores sociales, que eventualmente delegan voluntad y poder en actores políticos. No todas estas cuestiones sociales, levantadas en distintos periodos históricos del Estado Capitalista se convirtieron en Políticas Públicas y Sociales. Solo algunas de ellas, sufrieron un proceso de desarrollo y eventual resolución que las convirtieron en tales, y ello sucedió cuando se estableció alrededor de ellas, un grado importante de resolución política y social, que devino en consenso político y arreglo político institucional.

Cuando eso esta ocurriendo, tenemos un Estado que está actuando como legitimador de unas relaciones sociales. En última instancia, está actuando como ultimo garante de una relación contractual entre Sociedad y Mercado. En esa relación, el Mercado es responsable de unas relaciones sociales que generan desigualdad en forma permanente y en algunos territorios del capitalismo mundial integrado, es posible que generen en forma permanente segregación en forma compulsiva y salvaje.

En esa perspectiva, es que aparece un tipo especial de Políticas Sociales, que remiten a una creciente discusión de que la legitimidad del Estado, se asienta en la responsabilidad por garantizar mínimos de subsistencia y reproducción a sus habitantes, de modo tal, de conseguir gobernabilidad y legitimidad. El proceso parece provenir del siglo XIX, con el Estado Bismarckiano, aun cuando la condensación teórica de lo que significa Política Social, recibe su bautismo teórico con la aparición del Estado de Bienestar Europeo post segunda Guerra o post New Deal de Roosevelt. Esos mínimos se complejizan en la experiencia Europea y se desarrolla una conceptualización que rodea las temáticas de la igualdad, la equidad y la participación.

Este proceso concluye con el Consenso de Washington y con las crisis capitalistas de los años 70 y 80. El Estado adolece de inflación social por penetración ilimitada de reivindicaciones y demandas y en el contexto de la crisis y esto es intolerable. La relación fundamental capitalista debe ser sostenida a todo trance y por tanto, el Estado de Bienestar debe ser desguazado, ya no está cumpliendo su función última, que es asegurar legitimidad a la relación fundamental capitalista. En el caso Europeo la embestida se trata de neutralizar, conteniendo los ajustes, por medio de múltiples trincheras sociales, políticas y teóricas y en donde el concepto de exclusión social, nace como una forma de neutralizar las andanadas de los neoliberales, que estigmatizan al Estado de Bienestar por su fracaso en solucionar la pobreza y en alimentar la dependencia de clientes asistencializados. Los sostenedores de las tesis de la exclusión responden que se trata de nuevas pobrezas…no de fracasos del Estado de Bienestar…en fin.

En la situación de Chile, desde la emergencia de la cuestión social, pasando por la aparición del Estado de la segunda transición al capitalismo industrial de 1930, hasta el golpe de Estado de 1973, las políticas sociales han estado asociadas a la precaria relación de legitimidad que el Estado de Chile ha construido con sus territorios y con sus culturas. Las políticas Sociales se constituyeron en formas de integración controlada desde el gran acuerdo de 1910 por la integración social. Solo que a diferencia de Europa, aquí no se estableció una estructura institucional que fuera soporte de una protección y bienestar. Siempre la política social surgió como arreglos políticos institucionales entre grupos que demandaban clientelizadamente al Estado y en donde estos productos de política social, corrían el riesgo de ser disminuidos por la demanda de competidores actuales o futuros, que reclamaran con más fuerza al Estado.

Entonces la crítica neoliberal, sustentada en el peso de las botas y en el asesinato, fue más virulenta aquí, con el pobre Estado de Chile con arreglos sociales precarios. Aquí no había posibilidad de emergencia de ningún tipo de casamatas para parar el desmantelamiento del Estado Social Precario. Se instala un sentido común legitimador de exaltación del Mercado y un grupo de estudiantes de Economía de la Católica se cobija en los capotes militares, para ejercer de laboratoristas de una receta que a poco andar, será mundial: el nuevo liberalismo conservador que se colude en nuestro caso con el periodo de la represión. Se glorificará al mercado y la competencia. No habrá replicas sustantivas al neoliberalismo. Pregunta final: cuando en Wall Street ha aparecido un hoyo negro que succiona todo lo que toca ¿Algún mea culpa de los economistas neoliberales?

Alejandro Diaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *