ACERCA DEL ÉXITO EN LA ÉPOCAS DE FÚTBOL, BOLETAS Y CAVAL.

El último triunfo de la selección tiene efectos que se expanden más allá de su campo. Invade indefectiblemente a otros ámbitos de la sociedad y es probable que se cuele hacia la estructura profunda de representaciones e imágenes, que están alojadas en la estructura de sentimiento de un país, es decir sus identidades.
De partida, la imagen o el modelo del éxito ya no está en la educación. Surge un atajo para obtener una “vida otra”: las vacaciones en Miami representan el epítome de la arribada a un cenit de gloria y majestad. Ya no es la educación el camino inventado por generaciones anteriores. Solo lo será, si ella comporta el estricto instrumental para operar en el mercado. 
No importa si es el mercado de los flujos bursátiles o el instrumental de las clínicas medicas

El éxito en el fútbol, solo es comparable con aquellos otros éxitos contemporáneos: una habilidad extraordinaria para hacer negocios. Fútbol y emprendimiento transitan, al parecer, por entre medio de las tesituras del capitalismo mediático que se aloja en cada pieza (capas) del ropaje neoliberal. Un joven arquero señala que los mediocres chaqueteros deben callar sus criticas. Que se debe cuidar a los que logran éxito.
Otro joven habla desde las pantallas plasmáticas desde un país lejano, pero abierto a los paraísos fiscales y dice y señala que no hay fraude, que es una acusación injusta, que el sistema está funcionando bien y que pagara interés sobre interés a los clientes, que depositaron sus platas a un interés estratosférico. Mas allá, el hijo de la presidenta del país, especula, con terrenos y la nuera establece un modus operandis de asesorías con el principal oligarca capitalista.
Este país se apronta a ganar el título mundial, (ya ha sido declarado: no hay techo, sic) en un juego en el cual nunca habíamos hecho otra cosa que jugarlo en los potreros y canchas de barrio .Nuestro potreros y canchas poblacionales. Amerita disponerse a la reflexión para discernir que va a colocar en juego el mundial de Rusia para nuestras representaciones e imágenes.
Para disfrutar un juego o terminar como los argentinos llorando en masa por la huida de un jugador. Si esto ultimo pasa, generaciones anteriores habrán fracasado en construir país en América Latina. Gino Germani, el primero, Allende el ultimo.
(Continuara)
Alejandro Diaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *