UN CONCEPTO DE   CULTURA  HISTÓRICA


a propósito de la presentación de Libro en Congreso de Sociología en Serena
A partir de los planteamientos de Bakhtin, es de relativo consenso que la cultura transita por las clases sociales y que ya no es posible hablar con certidumbre de una  alta cultura y una cultura popular o baja  cultura. Existe según este autor una circularidad que es posible de ser demostrada por la permanente interrelación entre estamentos y clases. El ejemplo clásico es el “fragmento Menocchio” que Ginzburg analiza para demostrar como un molinero herético es capaz de  construir una cosmogonía  y que a partir de ella es capaz de realizar proselitismo en su pueblo hasta que la Inquisición, lo condena a la muerte, no sin antes haberlo perdonado. Menocchio es un  fragmento d e lo posible en el siglo XVI como cultura popular. Allí se anidan circularidades de manera diferenciada.
Creemos que este planteamiento a nosotros nos importa mucho para construir  una  constelación de hipótesis que puedan sustentar la idea general que en una sociedad en germinación como figuración como la del Biobío, que accede a niveles civilizatorios de convivialidad a partir de mestizajes profusos, establece también una circularidad cultural con  alteridades suficientemente importantes para su sobrevivencia y configuración : a) La primera de ellas, obviamente, la cultura mapuche: opera como una suerte de cultura superior frente a la relativa inorganicidad de las comunidades de rancheríos campesinos del borde del Biobío entre los fuertes y las rehuas mapuches. Con ella se nutre de practicas, imaginarios y mitologías con las cuales construir sentido a la existencia y es por medio de ella que “circularíza” complejos culturales pretéritos de sus propias existencias amerindias y europeas, en bucles de subjetivización y objetivización b) Una segunda circularidad cultural la realizan, como es obvio, con los contingentes que llegan cada tanto como tercios españoles o enganchados del Perú y que alimentan ellos mismos una matriz mestiza de condensaciones  culturales polifónicas; c) una tercera,  se establece con la profunda germinación de interculturalidades que se desarrollan a principios del siglo XVIII, con la presencia más  o menos permanente de comerciantes franceses que establecidos en  Talcahuano, incursionan de diferentes maneras por la interioridad del territorio de modo a veces individual para conchabar y trueque, o a veces por grupos  de conocimiento y excursión. 

No son solo algunos cronistas los únicos franceses que establecen una vocería respecto de lo que miran y observan, sino que son cuerpos de comerciantes y sus ayudantes los que se asientan para esperar el desarrollo de las ganancias de las mercancías que necesitan  recuperar en un tiempo que a veces tarda de 3 o 5 años. En ese tiempo la circularidad cultural entre  territorio nativo de mestizaje del Biobío y el territorio cultural de los barcos franceses se produce por acoplamiento de pliegues culturales  que establecen nuevas relaciones sociales. 



Alejandro Diaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *